Usted debe actualizar su Plugin de Flash a una versión 8 o superior. Puede hacerlo desde aquí para poder visualizar correctamente el menu del sitio. Muchas gracias!
 

Retórica de la imagen


Apuntes de la Cátedra de Emiliano Dorignac de la Universidad de Palermo - Parte 10

         Volver a Recursos    
Retórica de la imagen
Anterior Siguiente

Retórica de la imagen
Diseño de Imagen y Sonido 1
Profesor: Emiliano Dorignac

Pa­ra ha­blar de re­tó­ri­ca es ne­ce­sa­rio pri­me­ro re­fres­car o bien em­pe­zar a co­no­cer cier­tos con­cep­tos pri­ma­rios re­fe­ri­dos a la co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra co­mu­ni­car­nos nos va­le­mos del len­gua­je, den­tro del cual la uni­dad mí­ni­ma de sen­ti­do es el sig­no: esa ima­gen (men­tal) de na­tu­ra­le­za to­tal­men­te dis­tin­ta al es­tí­mu­lo que tie­ne por fun­ción evo­car.

Ope­ra­ti­va­men­te lo di­vi­di­re­mos en sig­ni­fi­can­te (la re­pre­sen­ta­ción en sí) y sig­ni­fi­ca­do (el con­te­ni­do que se le asig­na), pues­to que en la rea­li­dad no es po­si­ble se­pa­rar es­tas dos en­ti­da­des. A ca­da sig­ni­fi­can­te le co­rres­pon­de una ca­de­na flo­tan­te de sig­ni­fi­ca­dos, por eso de­ci­mos que los sig­nos son polisémicos.

Por ejem­plo el sig­ni­fi­can­te del pic­to­gra­ma de una si­lla pue­de va­riar de acuer­do con con­tex­to en el que es­té: 

  • Mue­ble­ría: in­di­ca­dor de ven­ta de si­llas.
  • Ae­ro­puer­to: in­di­ca­dor de sa­la de es­pe­ra.
  • Bi­blio­te­ca: in­di­ca­dor de sa­la de lec­tu­ra.

To­do sig­no tie­ne un sig­ni­fi­ca­do re­fe­ren­cial o de­no­ta­ti­vo. La de­no­ta­ción es la re­la­ción por me­dio de la cual ca­da con­cep­to o sig­ni­fi­ca­do se re­fie­re a un ob­je­to, un he­cho, o una idea. El papel del re­cep­tor en el men­sa­je de­no­ta­ti­vo es pa­si­vo. Ade­más de de­no­tar, el sig­no fre­cuen­te­men­te se car­ga de va­lo­res que se aña­den al pro­pio sig­ni­fi­ca­do. Di­chos va­lo­res va­rían de acuer­do con los dis­tin­tos hom­bres y las di­fe­ren­tes cul­tu­ras. A es­te plus se lo de­no­mi­na con­no­ta­ción.

El pa­pel del re­cep­tor en el men­sa­je con­no­ta­ti­vo es ac­ti­vo, ya que pa­ra de­co­di­fi­car el men­sa­je de­be re­cu­rrir a pro­ce­sos in­te­lec­tua­les vin­cu­la­dos a su com­pe­ten­cia. De­no­mi­na­mos “com­pe­ten­cia” a los có­di­gos que ma­ne­ja el re­cep­tor, for­man­do los co­no­ci­mien­tos co­mu­nes pa­ra de­co­di­fi­car los men­sa­jes. Es­tas dos di­men­sio­nes mar­chan jun­tas; no exis­te un lí­mi­te pre­ci­so en don­de ter­mi­na el men­sa­je de­no­ta­do y co­mien­za el con­no­ta­do. Así co­mo el sig­ni­fi­ca­do de­no­ta­ti­vo de­pen­de de la re­la­ción sig­no-re­fe­ren­te, el sig­ni­fi­ca­do con­no­ta­ti­vo de­pen­de de la re­la­ción sig­no-usua­rio.

Si bien no hay pro­ble­mas cuan­do las con­no­ta­cio­nes son cul­tu­ra­les, hay con­flic­tos cuan­do se tra­ta de va­lo­ra­cio­nes per­so­na­les, de ahí la ne­ce­si­dad de un mí­ni­mo de ni­vel de­no­ta­ti­vo pa­ra que la co­mu­ni­ca­ción sea fac­ti­ble.

Bart­hes nos da co­mo ejem­plo una pro­pa­gan­da de la em­pre­sa Pan­za­ni: sa­lien­do de una red (de com­pras) hay pa­que­tes de fi­deos, una ca­ja de con­ser­vas, to­ma­tes, ce­bo­llas, ajíes en to­na­li­da­des ama­ri­llas y ver­des so­bre fon­do ro­jo.

La pa­la­bra Pan­za­ni no trans­mi­te so­la­men­te el nom­bre de la fir­ma, si­no tam­bién, por su aso­nan­cia, un sig­ni­fi­ca­do su­ple­men­ta­rio que es, si se quie­re, la ita­lia­ni­dad. El men­sa­je lin­güís­ti­co es por lo tan­to do­ble: de de­no­ta­ción y de con­no­ta­ción.  La ima­gen re­pre­sen­ta la es­ce­na del re­gre­so del mer­ca­do. Es­te sig­ni­fi­ca­do im­pli­ca a su vez dos va­lo­res eu­fó­ri­cos: el de la fres­cu­ra de los pro­duc­tos y el de la pre­pa­ra­ción pu­ra­men­te ca­se­ra a que es­tán des­ti­na­dos. Su sig­ni­fi­can­te es la red en­trea­bier­ta que de­ja es­ca­par, co­mo al des­cui­do, las pro­visio­nes so­bre la me­sa.

Hay un se­gun­do sig­ni­fi­ca­do (en­tre otros) cu­yo sig­ni­fi­can­te es la reu­nión del to­ma­te, del ají y de la to­na­li­dad tri­co­lor (ama­ri­llo, ver­de, ro­jo) del afi­che. Su sig­ni­fi­ca­do es tam­bién Ita­lia, o más bien, la ita­lia­ni­dad, al igual que el sig­no con­no­ta­do del men­sa­je lin­güís­ti­co (la aso­nan­cia ita­liana ­del nom­bre Pan­za­ni).

Es­tos sig­nos exi­gen un sa­ber ge­ne­ral­men­te cul­tu­ral (com­pe­ten­cia del re­cep­tor) y re­mi­ten a sig­ni­fi­ca­dos glo­ba­les (por ejem­plo, la ita­lia­ni­dad) pe­ne­tra­dos de va­lo­res eu­fó­ri­cos. Es­ta in­ter­pre­ta­ción no se da só­lo a ni­vel de ra­cio­ci­nio, si­no tam­bién de lo emo­ti­vo porque obli­ga al re­cep­tor a po­si­cio­nar­se ideo­ló­gi­ca­men­te fren­te al men­sa­je.

To­da ima­gen es­tá car­ga­da de con­te­ni­do re­tó­ri­co, en ma­yor o me­nor gra­do, y por eso la so­cie­dad crea ma­ne­ras de an­clar ese en­tra­ma­do de sig­ni­fi­ca­dos, tan­to con­tro­lan­do el con­tex­to co­mo la si­tua­ción de lec­tu­ra o el gru­po de re­cep­to­res al que nos di­ri­gi­mos, ya que a la pro­pia in­ten­ción en la co­mu­ni­ca­ción se va a su­mar la sub­je­ti­vi­dad del re­cep­tor.

La re­la­ción en­tre tex­to e ima­gen

¿Du­pli­ca la ima­gen cier­tas in­for­ma­cio­nes del tex­to por un fe­nó­me­no de re­dun­dan­cia o bien es el tex­to el que agre­ga una in­for­ma­ción iné­di­ta? ¿Cuá­les son las fun­cio­nes del men­sa­je lin­güís­ti­co res­pec­to del men­sa­je icó­ni­co? Apa­ren­te­men­te dos: de an­cla­je y de re­le­vo.

Ya he­mos men­cio­na­do que to­da imá­gen es po­li­sé­mi­ca, im­pli­ca sub­ya­cen­te a sus sig­ni­fi­can­tes una ca­de­na flo­tan­te de sig­ni­fi­ca­dos.

En la fun­ción de an­cla­je, el tex­to guía al lec­tor en­tre los sig­ni­fi­ca­dos de la ima­gen, le ha­ce evi­tar unos y re­ci­bir otros, lo di­ri­ge en un sen­ti­do ele­gi­do.

A ni­vel del men­sa­je de­no­ta­ti­vo el an­cla­je ver­bal ac­túa co­mo guía de iden­ti­fi­ca­ción: an­te la ima­gen de un pla­to de co­mi­da, pue­do va­ci­lar en iden­ti­fi­car las for­mas y los vo­lú­me­nes; la le­yen­da “arroz y atún con cham­pig­no­nes” me per­mi­te aco­mo­dar no só­lo mi mi­ra­da, si­no tam­bién mi in­te­lec­ción.

A ni­vel del men­sa­je con­no­ta­ti­vo el an­cla­je ver­bal ac­túa co­mo guía de in­ter­pre­ta­ción, cons­ti­tu­ye una suer­te de te­na­za que im­pi­de que los sen­ti­dos con­no­ta­dos pro­li­fe­ren ha­cia re­gio­nes de­ma­sia­do in­di­vi­dua­les.

Bart­hes u­sa co­mo ejem­plo una publicidad que pre­sen­ta al­gu­nas fru­tas di­se­mi­na­das al­re­de­dor de una es­ca­le­ra: la le­yen­da “co­mo si us­ted hu­bie­se re­co­rri­do el huer­to” ale­ja un sig­ni­fi­ca­do po­si­ble: po­bre­za de la co­se­cha, que se­ría de­sa­gra­da­ble, y orien­ta en cam­bio ha­cia un sig­ni­fi­ca­do ha­la­güe­ño, el ca­rác­ter na­tu­ral y per­so­nal de las fru­tas.

El an­cla­je pue­de ser ideo­ló­gi­co y és­ta es, sin du­da, su fun­ción prin­ci­pal.

La fun­ción de re­le­vo es me­nos co­mún, se la en­cuen­tra prin­ci­pal­men­te en di­bu­jos hu­mo­rís­ti­cos y en his­to­rie­tas. Aquí la pa­la­bra y la ima­gen es­tán en una relación com­ple­men­ta­ria. El tex­to no tie­ne una sim­ple fun­ción de elu­ci­da­ción, si­no que dis­po­ne de sen­ti­dos que no se en­cuen­tran en la ima­gen.

La re­tó­ri­ca de la ima­gen

Se denomina retórica (del griego rhetor, orador) al conjunto de reglas y preceptos para hablar bien. Es el arte del bien decir, de embellecer la expresión de los conceptos; de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia para persuadir o conmover. La retórica entendida como metodología de la Oratoria y no como reemplazo de ella, gozó de prestigio en la antigüedad desde su germinación entre los griegos y los romanos. En la actualidad se la considera una disciplina instrumental, como una suerte de técnica para encauzar e! fenómeno de la expresión humana en formas verbales e icónicas.

La re­tó­ri­ca pue­de apor­tar a la co­mu­ni­ca­ción vi­sual un mé­to­do de crea­ción. De he­cho, las ideas más ori­gi­na­les apa­re­cen co­mo trans­po­si­cio­nes de fi­gu­ras re­tó­ri­cas. El pro­ce­so crea­ti­vo se fa­ci­li­ta y se en­ri­que­ce si los di­se­ña­do­res to­man ple­na con­cien­cia de un sis­te­ma que uti­li­zan de mo­do in­tui­ti­vo.

El ob­je­ti­vo de po­ten­ciar al men­sa­je con­sis­te en que el re­cep­tor to­ma­rá fren­te al mis­mo una po­si­ción ac­ti­va, de com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co y po­drá in­clu­so lle­gar a mo­di­fi­car há­bi­tos en su con­duc­ta. La fun­ción de la re­tó­ri­ca es esen­cial­men­te la per­sua­sión.

Los re­cur­sos que se uti­li­zan pa­ra ope­rar so­bre la ima­gen re­ci­ben el nom­bre de fi­gu­ras re­tó­ri­cas. En ellas se en­fren­tan dos ni­ve­les del len­gua­je: el pro­pio y el fi­gu­ra­do. La fi­gu­ra es la que po­si­bi­li­ta el trán­si­to de uno a otro. Lo que se co­mu­ni­ca a tra­vés de una fi­gu­ra po­dría ha­ber­se di­cho sin ella de mo­do más sim­ple y di­rec­to aun­que no siem­pre tan efi­cien­te. En sín­te­sis: la fi­gu­ra cons­ti­tu­ye una al­te­ra­ción del uso nor­mal del len­gua­je, tie­ne el pro­pó­si­to de ha­cer más efec­ti­va la co­mu­ni­ca­ción.

Ca­da sig­no tie­ne dos as­pec­tos: sig­ni­fi­can­te (su for­ma) y sig­ni­fi­ca­do (el con­te­ni­do), lo que ge­ne­ra dos gru­pos de fi­gu­ras re­tó­ri­cas:

Las sin­tác­ti­cas, que ope­ran por me­dio de la for­ma del sig­no.

Las se­mán­ti­cas, que atien­den a los sig­ni­fi­ca­dos.

La for­ma y el sig­ni­fi­ca­do es­tán en per­ma­nen­te jue­go in­te­rac­ti­vo y en el ca­so de las fi­gu­ras se da una cons­tan­te jerarquización de una so­bre la otra. 

Fi­gu­ras sin­tác­ti­cas

Es­tas fi­gu­ras se ba­san en la sim­ple muestra, el ni­vel sig­ni­fi­ca­ti­vo se aca­ba en lo que se pre­sen­ta. Tie­nen por ob­je­to el sig­ni­fi­ca­do pe­ro ape­lan al su­je­to por me­dio de las le­yes sin­tác­ti­cas de la com­po­si­ción. Es­tas le­yes (so­bre to­do las mor­fo­ló­gi­cas y per­cep­ti­vas) que re­gu­lan el or­de­na­mien­to y la dis­po­si­ción de los ele­men­tos de la com­po­si­ción vi­sual, son aqué­llas que com­po­nen la sin­ta­xis vi­sual. Es­tas le­yes ope­ran a tra­vés de di­ver­sas ma­ne­ras de or­de­nar los sig­nos con fi­nes se­mán­ti­cos par­ti­cu­la­res y ha­cen re­fe­ren­cia a lo de­no­ta­ti­vo (pri­me­ra sig­ni­fi­ca­ción).

Po­de­mos or­de­nar es­tas fi­gu­ras en cin­co gru­pos di­fe­ren­tes, de­ter­mi­na­dos por los dis­tin­tos mo­dos de or­ga­ni­zar for­mal­men­te la com­po­si­ción:

Trans­po­si­ti­vas: Se ba­san en una al­te­ra­ción del or­den nor­mal, o sea, del or­den es­pe­ra­do, ya sea vi­sual o ver­bal. Es lo que llamamos habitualmente anomalía. En el cam­po vi­sual son ejem­plos de or­den prees­ta­ble­ci­do: el eje axial, el cons­truc­to ho­ri­zon­tal-ver­ti­cal y la se­cuenc­ia de lec­tu­ra. Se ca­rac­te­ri­zan por la omi­sión de ne­xos y la su­pre­sión de las coor­di­na­cio­nes en­tre los ele­men­tos.

Pri­va­ti­vas: Con­sis­ten en su­pri­mir par­te de la ima­gen, que fi­nal­men­te se so­breen­tien­de de acuer­do con el con­tex­to. Mu­chas ve­ces se per­ci­ben co­mo ilus­tra­ción de es­ce­nas fan­tás­ti­cas. Vi­sual­men­te, es­ta fi­gu­ra de­no­mi­na­da “elip­sis” es la in­ver­sa de la re­pe­ti­ción. La su­pre­sión de ele­men­tos pue­de re­fe­rir­se a los ele­men­tos ac­ce­so­rios que acom­pa­ñan al pro­duc­to, el pro­duc­to mis­mo o los per­so­na­jes del re­tra­to vi­sual

Cuan­do se omi­te in­ten­cio­nal­men­te el ha­cer una apo­lo­gía so­bre las cua­li­da­des del pro­duc­to por­que se con­si­de­ra que con la sim­ple muestra se es­tá di­cien­do mu­cho más, se es­tá en pre­sen­cia de una tau­to­lo­gía.

Re­pe­ti­ti­vas: La rei­te­ra­ción es sín­to­ma de in­te­rés, de emo­ción o én­fa­sis, atrae la aten­ción y ha­ce más in­ten­so el sig­ni­fi­ca­do. La re­so­nan­cia emo­ti­va del pri­mer ele­men­to re­sul­ta in­cre­men­ta­da en el se­gun­do. No es ne­ce­sa­ria la rei­te­ra­ción de ele­men­tos ab­so­lu­ta­men­te idén­ti­cos, bas­ta con que la re­pe­ti­ción sea lo bas­tan­te cla­ra co­mo pa­ra ser in­di­vi­dua­li­za­da. Las fi­gu­ras re­pe­ti­ti­vas se ba­san en ope­ra­cio­nes de sim­ple rei­te­ra­ción, acu­mu­la­ción o gra­da­ción.

Acentuativas: La acen­tua­ción es un re­cur­so ne­ta­men­te grá­fi­co. Con­sis­te en des­ta­car un ele­men­to o par­te de él por me­dios di­fe­ren­tes: co­lor, tex­tu­ra, ni­ti­dez, cam­bio de for­ma, cam­bio de pro­por­ción, con­tras­te, etc.

Ti­po­gra­mas: Cuan­do el jue­go ti­po­grá­fi­co alu­de úni­ca­men­te a una com­po­si­ción de­ter­mi­na­da, se de­no­mi­na ti­po­gra­ma o lo­go­gra­ma. Sin im­pe­dir que sos­ten­ga al­gún ti­po de sig­ni­fi­ca­do, el va­lor re­si­de  en lo sin­tác­ti­co, en lo de­no­ta­ti­vo, don­de pre­do­mi­na el va­lor es­té­ti­co de la com­po­si­ción so­bre el as­pec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo.

La lec­tu­ra del tex­to no man­tie­ne la orien­ta­ción tra­di­cio­nal de iz­quier­da a de­re­cha, si­no que se cum­ple se­gún va­rios mo­vi­mien­tos di­fe­ren­tes que im­pri­men un rit­mo es­pe­cial al tiem­po de lec­tu­ra re­que­ri­do por to­do es­cri­to.

Rea­li­za­da en con­jun­to co­mo per­cep­ción con­se­cu­ti­va pe­ro tam­bién si­mul­tá­nea, se asi­mi­la más bien a la con­tem­pla­ción plás­ti­ca que a la lec­tu­ra al­fa­bé­ti­ca pro­pia­men­te di­cha.

 Fi­gu­ras se­mán­ti­cas

Es­te ti­po de fi­gu­ras tie­nen por ob­je­to el sig­ni­fi­ca­do. Ape­lan al va­lor que la co­sa re­mi­te pe­ro van mu­cho más allá de la sim­ple muestra, del va­lor real de la ima­gen. Tie­ne va­lor prin­ci­pal el sig­ni­fi­ca­do a par­tir de un re­fe­ren­te. Se pien­sa en un con­te­ni­do a par­tir del cual se pre­ten­de lle­gar al su­je­to re­cep­tor. Com­pro­me­ten más di­rec­ta­men­te al des­ti­na­ta­rio, crean ac­ti­tu­des, pro­mue­ven res­pues­tas, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. Ha­cen re­fe­ren­cia a lo con­no­ta­ti­vo, se di­ri­gen a la cua­li­dad del re­fe­ren­te, a las dis­tin­tas no­tas par­ti­cu­la­res, pro­pias de ca­da uno. Es­tas fi­gu­ras se or­de­nan en cin­co gru­pos di­fe­ren­tes, se­gún los dis­tin­tos mo­dos de re­la­cio­nar los sig­ni­fi­ca­dos.

Con­tra­rias: Con­sis­ten en la unión de re­fe­ren­tes opues­tos, se ba­san en una con­tra­po­si­ción de dos ideas o pen­sa­mien­tos. Es una aso­cia­ción por con­tras­te, por cho­que, pa­ra dar ma­yor re­lie­ve al men­sa­je. Se cues­tio­na el prin­ci­pio de la con­tra­dic­ción re­sal­tan­do lo que se pre­ten­de por yux­ta­po­si­ción de lo con­tra­rio con la in­ten­ción de per­ci­bir me­jor sus di­fe­ren­cias y las pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da uno. Cuan­to más fuer­te sea la opo­si­ción, más ní­ti­do, más in­di­vi­dua­li­za­do se­rá el men­sa­je. Las fi­gu­ras con­tra­rias se pre­sen­tan en el hu­mo­ris­mo, to­man­do la for­ma de la iro­nía.

Com­pa­ra­ti­vas: Se ba­san en la com­pa­ra­ción de re­fe­ren­tes. Es­ta com­pa­ra­ción se es­que­ma­ti­za en un jue­go de si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias, es de­cir, en el po­der fragmentador de la men­te pa­ra po­der ver y ex­pre­sar dis­tin­tos as­pec­tos de una rea­li­dad uni­ta­ria. Exis­ten di­fe­ren­tes fac­to­res que se to­man en cuen­ta pa­ra efec­tuar com­pa­ra­cio­nes y tam­bién exis­ten di­fe­ren­tes for­mas de com­pa­rar di­chos as­pec­tos. Los mo­dos más co­mu­nes de com­pa­ra­ción son:

Me­tá­fo­ra: Con­sis­te en una tras­la­ción de sen­ti­do. Las co­sas se pre­sen­tan por su as­pec­to me­nos co­no­ci­do o ha­bi­tual y co­bran un va­lor que, de otro mo­do, nun­ca al­can­za­rán. Lo que en­ri­que­ce a un ele­men­to de la me­tá­fo­ra es to­do aque­llo que le era aje­na y que el otro ele­men­to le apor­ta des­de su mun­do.

Hi­pér­bo­le: Es una com­pa­ra­ción des­me­su­ra­da, fue­ra de lí­mi­te y me­di­da. Im­pli­ca una exa­ge­ra­ción de tér­mi­nos, ya sea en sen­ti­do po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, un au­men­to o dis­mi­nu­ción de ele­men­tos en re­la­ción con un pun­to de com­pa­ra­ción.

Pue­de ha­ber una com­pa­ra­ción o una fu­sión de ele­men­tos, ya que se lle­ga, a ve­ces, a su­pri­mir la men­ción  del ob­je­to real. Afir­ma la iden­ti­dad ab­so­lu­ta en­tre dos co­sas que coin­ci­den só­lo en un pun­to ine­sen­cial, cu­ya semejanza acen­túa la de­se­me­jan­za real en­tre ellas. Se usan pa­ra elu­dir el nom­bre de lo co­ti­dia­no.

Per­so­ni­fi­ca­cio­nes: En es­te ca­so se com­pa­ran ele­men­tos ani­ma­les, fan­tás­ti­cos o ina­ni­ma­dos con los se­res hu­ma­nos, pa­ra lo cual se les atri­bu­ye la pa­la­bra, vi­da o ac­ción. La per­so­ni­fi­ca­ción o pro­so­po­pe­ya es la téc­ni­ca usa­da en la crea­ción de di­bu­jos ani­ma­dos, don­de se otor­ga vi­da hu­ma­na (voz, sen­ti­mien­tos y ac­ti­tu­des) a se­res fan­tás­ti­cos o ani­ma­les.

Sus­ti­tu­ti­vas: Es la sus­ti­tu­ción de un re­fe­ren­te por otro. Hay dos ti­pos de re­la­cio­nes en las que se fun­da­men­ta:

Si­néc­do­que: Re­la­ción de in­clu­sión. Se sus­ti­tu­ye un ele­men­to por otro en ba­se a una re­la­ción de in­clu­sión. Se ba­sa en una re­la­ción de “más por me­nos”, del “to­do por la par­te”. Ex­pre­sa una de­ci­sión se­lec­ti­va y pos­tu­la el real­ce de un ele­men­to en­tre to­das las po­si­bles des­com­po­si­cio­nes de un ob­je­to. La rel­ación de in­clu­sión es un re­cur­so ex­pan­si­vo que crea lo gran­de con lo pe­que­ño, lo im­por­tan­te con lo ac­ce­so­rio.

Me­to­ni­mia: Re­la­ción de con­ti­güi­dad. En la me­to­ni­mia no hay ni se­me­jan­za ni in­clu­sión, si­no una re­la­ción de con­ti­güi­dad. Lo im­por­tan­te es la in­ten­ción, el sen­ti­do fi­gu­ra­do. La re­la­ción de con­ti­güi­dad pue­de dar­se en el tiem­po, en el es­pa­cio, o a tra­vés de una re­la­ción de cau­sa-efec­to.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de re­la­cio­nes de con­ti­güi­dad: efec­to por cau­sa, au­tor por la obra, con­ti­nen­te por con­te­ni­do, ins­tru­men­to por quien lo ma­ne­ja, pro­duc­tor por su pro­duc­to, ob­je­to por su lu­gar de pro­ce­den­cia, men­ción de lo fí­si­co por lo mo­ral, men­ción del sig­no por la co­sa sig­ni­fi­ca­da.

Se­cuen­cia­les: Es­tas fi­gu­ras se ba­san en el de­sa­rro­llo de una se­rie de ele­men­tos, los cua­les se rela­cio­nan en­tre sí pro­gre­si­va­men­te. Im­pli­can la apa­ri­ción de uno o va­rios ele­men­tos o per­so­na­jes, en ca­li­dad de pro­ta­go­nis­tas, que ilus­tran el de­sa­rro­llo de una si­tua­ción. La se­cuen­cia es­tá muy re­la­cio­na­da con el tiem­po.

Un ca­so muy fre­cuen­te den­tro de es­tas fi­gu­ras es el “enig­ma”, el cual re­tar­da la apa­ri­ción de un ele­men­to del men­sa­je me­dian­te in­ci­den­tes que só­lo guar­dan con él re­la­ción de con­ti­güi­dad. Otro ca­so lo cons­ti­tu­ye el “rac­con­to” don­de hay un per­so­na­je que re­la­ta una his­to­ria o si­tua­ción pa­sa­da; es­te ti­po de fi­gu­ras son muy uti­li­za­das en ci­ne y te­le­vi­sión.

Gags ti­po­grá­fi­cos: Los gags son ins­tru­men­tos ti­po­grá­fi­cos con va­lor se­mán­ti­co muy en­fa­ti­za­do; alu­den y re­pre­sen­tan una sig­ni­fi­ca­ción de­ter­mi­na­da. Al­te­ran la ca­li­gra­fía pa­ra que la le­tra tam­bién sig­ni­fi­que.

En la pa­la­bra se su­per­po­nen dos es­cri­tu­ras que se asis­ten re­cí­pro­ca­men­te. La in­ter­pre­ta­ción que­da ase­gu­ra­da por un sis­te­ma al­fa­bé­ti­co que sus­ten­ta la comunicación lingüística, mien­tras que el sig­no se ro­bus­te­ce me­dian­te el re­fuer­zo se­mán­ti­co que le ase­gu­ra la pre­sen­cia grá­fi­ca de la ima­gen del ob­je­to. Si bien la transcripción es par­cial­men­te icó­ni­ca, no sus­ti­tu­ye al sig­no al­fa­bé­ti­co, si­no que lo in­cor­po­ra a su fi­so­no­mía.

Los gags no se ubi­can den­tro de un ti­po de fi­gu­ras re­tó­ri­cas pues­to que se adap­tan a ca­da una de ellas, se­gún se ba­sen en ope­ra­cio­nes de com­pa­ra­ción, opo­si­ción, sus­ti­tu­ción o se­cuen­cia­les.

pix
         Consúltenos acerca de Retórica de la imagen   
pix
 
pix
 
Ver Portfolio  Trabajos
   Servicios para Agencias
 Interactive | Hotsites
 Marketing Interactivo | Banners
 Juegos | Redes sociales
 SEO Posicionamiento Web
 Presentaciones Digitales
   Servicios convencionales
 Desarrollo de Portales
 Diseño Web
 Imágen Institucional | Marcas
 Publicidad | Folletería
 
 
Ver todas las Novedades  Novedades
Video Trace

Video Trace


Una nueva aplicación llamada VideoTrace permite cr..
Exploradores de la Historia - Revista Genios

Exploradores de la Historia - Revista Genios


Colección de DVD llamada Exploradores de la histor..
Hosting Ideocentro

Hosting Ideocentro


Los invitamos a probar nuestros servicios de hosti..
 
 
Clientes
Usted debe actualizar su Plugin de Flash a una versión 8 o superior. Puede hacerlo desde aquí para poder visualizar correctamente el menu del sitio. Muchas gracias!
vea todos nuestros clientes
 
 
 
 
Ver Recursos  Recursos

Glosario


Teoría de la Gestalt Teoría de la Gestalt
La Psicología de la Gestalt es una corriente de la..
Glosario Glosario
Completo Glosario de terminología web, diseño web,..
La función del diseño La función del diseño
Cuando hablamos de Diseño Audiovisual o Diseño grá..


Bolsa de Trabajo
Envíanos tu CV